Pasar al contenido principal
CERRAR

Norman Zuluaga, el colegio donde sus estudiantes encuentran en el campo una oportunidad de vida

En esta Institución Educativa de Florida, Valle del Cauca, se enseña a trabajar la tierra para crear nuevas oportunidades de vida.
Joan Zúñiga González

En el municipio de Florida, Valle del Cauca, hay un lugar donde grandes y pequeños ven en la agricultura y el emprendimiento una herramienta de transformación social. Se trata de la sede Norman Zuluaga Jaramillo de la Institución Educativa Las Américas, donde docentes como Gloria Elizabeth Benavidez enseñan a los niños y jóvenes de los sectores más vulnerables del municipio a amar y trabajar la tierra.

“Recibimos con brazos abiertos a todos esos muchachos que en un momento dado han sido rechazados en otras instituciones por problemas académicos y disciplinarios. Acá les abrimos las puertas y les enseñamos a trabajar la tierra”, explica Gloria Elizabeth Benavidez, profesora de artística y emprendimiento.


También puedes leer: 


En esta Institución Educativa pública, que se encuentra a las afueras del casco urbano de Florida, los niños y jóvenes tienen acceso a un programa de aceleración del aprendizaje que les permite nivelarse y lograr la promoción hasta quinto de primaria. 

Un proceso que beneficia a estudiantes extraedad y que cuenta como elemento transversal con la formación agropecuaria integral.

“Como es un colegio agropecuario ellos saben que necesariamente van a trabajar la tierra y empiezan a funcionar a través de ella. Entonces ahí los profesores les enseñan a hacer eras, a usar las herramientas y a cultivar”, señala la docente.

Colegio Norman Zuluaga, una oportunidad de vida y de transformación desde el campo

Esta institución, cuenta con un proceso formativo agropecuario interdisciplinario que fomenta el trabajo colectivo entre grande y chicos, apostándole a la apropiación de los conocimientos mediante la práctica.

“Por ejemplo, si en sexto vamos a cultivar cilantro entonces en Ciencias Naturales comienzan a ver las plantas, sus tipos y cuidados; en Agropecuaria ven el tema de la siembra y el mantenimiento de suelos, en Español comienzan a ver la construcción de proyectos productivos y en Matemáticas se explora la parte financiera”, explica la maestra.

Se trata de un escenario donde niños y jóvenes aprenden a cultivar cilantro, yuca, lechuga, zapallo, frijol, banano, apio y plátano, asumiendo su conservación y cuidado con métodos orgánicos.

“Hablamos con la encargada del restaurante y le pedimos las cascaras del plátano, la cebolla y la papa. Después, las sacamos y las revolvemos bien y las dejamos por un tiempo para hacer el abono. También usamos ajo, ají y jabón azul para combatir unos bichitos que les salen y eso hace que las plantas suban”, cuenta Alan Joel Hurtado Caicedo, estudiante de octavo grado.

Colegio Norman Zuluaga, una oportunidad de vida y de transformación desde el campo

Sin embargo, el trabajo del colegio Norman Zuluaga en términos agrícolas no se queda solo en la producción de alimentos, sino que también se extiende al desarrollo de emprendimientos mediante su transformación. Ejemplo de ello es 'Platanitos Norman', un snack de moneditas de plátano.

“'Platanitos Norman' nació como una iniciativa de seguridad alimentaria del profesor de agropecuaria, Uperly Ochoa. Él vio que a los niños les daban poquita plata para comprar alimentos y que lo gastaban en dulces. Entonces ahí decidió comenzar a buscar un producto alimenticio nutritivo y que los chicos pudieran comprar (…) Me acuerdo que el paquete de platanitos los comenzó a vender como a 200 pesos”, cuenta Gloria Elizabeth.


Te puede interesar: Guerra de los Mil Días: siete puntos clave para entender este hecho


Esta iniciativa creció rápidamente en las manos de la profesora Gloria Elizabeth, quien tomó el liderazgo del proyecto y lo transformó en 'Platanitos Norman'. 

Hoy en día, tras cuatro años de su creación, se trata de un emprendimiento comercial desarrollado por y para el beneficio de los estudiantes de la institución. 

“Nosotros nos encargamos de cultivar el plátano, pelarlo, cortarlo, lavarlo, fritarlo y venderlo. Y pues lo que nos ganamos lo usamos para nuestras cosas y para lo que haga falta de los platanitos”, explica Alan Joel, quien lleva un año en el proyecto.

Colegio Norman Zuluaga, una oportunidad de vida y de transformación desde el campo

El gran resultado de 'Platanitos Norman' ha animado a estudiantes y docente a explorar otros emprendimientos alimenticios como tortas, pasteles, salsas, yogures y arequipes, que de a poco han ido calando en el imaginario y paladar de los floridanos y floridanas. Haciendo soñar en grande a la comunidad de la institución Norman Zuluaga Jaramillo.

"Tenemos la idea de conformar en la institución una cooperativa que reúna todos esos productos bajo la marca 'Productos Norzul'. La idea es comercializarlos y que eso en algún momento permita canalizar recursos para la misma infraestructura del colegio”, explica la profesora Gloria Elizabeth.

Sin embargo, hay que señalar que el logro más importante del proceso formativo del Norman es haber convencido a los estudiantes de ver en el campo y la agricultura una oportunidad de vida.

“Ellos ya cultivan en sus casas. Allá tienen en sus materitas el cilantro, el cimarrón. En las terrazas o en su pedazo de tierra tienen tomate, maíz y plátano. Ellos ya comenzaron a ver una alternativa en ello para contar con alimentos en sus propias casas”, señala la docente.

Un resultado que reafirma a la sede Norman Zuluaga Jaramillo, de la Institución Educativa Las Américas, como un ejemplo de transformación social mediante la inclusión, la agricultura y el emprendimiento. Revalidando, en el camino, el papel de la educación en la evolución de la sociedad y el mejoramiento de la calidad de vida de los más vulnerables.

Escucha aquí la crónica sonora de esta historia:

Artículos Player
Player Articulos
00:00
00:00
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos