Pasar al contenido principal
CERRAR

Familias en Chaparral firman acuerdo de paz para dar fin a la violencia y la intolerancia

Las familias habían sido protagonistas en los últimos meses de hechos de violencia que, desafortunadamente, ya dejaron una persona judicializada.
Acuerdo de paz entre familias de Chaparral, Tolima
Mi país
Foto de referencia: Pixabay
Freddy Nagles

Dos familias campesinas, que por varios meses venían protagonizando actos de violencia en el corregimiento La Marina, firmaron un acuerdo de Paz para poner fin a las amenazas y dar paso a la convivencia en esta zona rural del municipio de Chaparral. La reunión y posterior acto de firma del Acuerdo se llevó a cabo en la oficina de la Secretaría de Gobierno de la Alcaldía de Chaparral. Allí, las familias Ávila y Rincón suscribieron un compromiso en el que, de ahora en adelante, respetarán sus actuaciones y generarán condiciones para evitar malos entendidos entre ellos y sus vecinos.

Este acto de paz se da en el marco de una serie de situaciones violentas y de intolerancia ocurridas en el sur del Tolima. En Chaparral, en menos de tres meses han ocurrido 13 muertes violentas, mientras que en Rioblanco se han presentado siete asesinatos bajo la modalidad de sicariato en menos de seis meses, hechos que reflejan los altos índices de violencia que hay en todo el país. Por estos hechos de violencia mutua entre las dos familias, varios vecinos residentes de las veredas San Fernando y Florestal, en el corregimiento La Marina, donde viven las dos familias, se vieron afectadas en su tranquilidad.

Los protagonistas

Edwin Giovanny Ávila, firmante de este acuerdo y quien fue víctima de estos hechos, relató lo que le ocurrió y habló de lo que significa este acto.

“Hay personas que no sabemos manejar la lengua, malinterpretamos las palabras y hay familias que somos intolerantes, cometemos estos hechos de violencia y llegamos a estos problemas. [...] En estos momentos, ya somos tres personas de la misma familia que fuimos víctimas de la violencia: mi hermano, un trabajador de la finca y yo. De todas formas, aquí estamos y gracias a Dios estamos vivos para este acto de Paz. El mensaje es que podemos crear escenarios de reconciliación”, relató Giovanny.

Así mismo, Isabel Chávez, vocera de la familia Rincón, reconoció que hubo muchos errores en el comportamiento de su familia y espera que, con esta firma de paz, se avance hacia un escenario de convivencia y que cese la violencia.

“Todo deriva en una situación de intolerancia, en no saber controlar a tiempo los malos entendidos, lo que desencadena los problemas de conciencia, como nos sucedió a las dos familias. Pero ahora debemos hablar de soluciones, porque, de todas maneras, lo importante es la firma que hoy se plasmó acá, donde la institucionalidad se puso la camiseta de la paz y generó este espacio en el que, tanto la familia Ávila como la familia Rincón, puede decir que logramos una solución a esta violencia”, contó la señora.

Las autoridades aplaudieron la paz

El secretario de Gobierno de Chaparral, Gustavo Gutiérrez Pacheco, resaltó la voluntad de las dos familias para reconciliarse en medio del dolor que causaron.

“El mensaje para la comunidad de Chaparral es que en estos actos de reconciliación sí podemos lograr la paz que tanto anhela el municipio de Chaparral y el país”, resaltó.

“Celebramos desde la institucionalidad local este acercamiento que han tenido las familias del corregimiento La Marina en esta iniciativa de poder conciliar diferencias, de poder mediar para prevenir situaciones que puedan desencadenar posteriores actos de intolerancia, las cuales están convirtiendo a Chaparral en un entorno inseguro para nuestras familias. Por eso, el día de hoy celebramos esta reconciliación, este espacio que se ha generado como un compromiso de finalizar ciertas diferencias existentes entre estas dos familias. Esta es una invitación también para que todo el municipio de Chaparral sienta que, desde la sociedad civil, desde entornos que se propician desde las mismas comunidades, se pueden generar entornos seguros y de sana convivencia”, subrayó la personera del municipio, Edna Margarita Quiñonez.

Desafortunadamente, por estos hechos de intolerancia una persona perdió la vida y otra será procesada por el delito de homicidio, según precisó el teniente coronel Luis Felipe Atiz Valencia, comandante del Batallón Domingo Caicedo.

“Obviamente, desde el aspecto judicial que corresponde en este tipo de situaciones que hay un homicidio, pues el proceso tendrá que seguir y por supuesto que habrá unas consecuencias de tipo penal y que esperamos que a un corto plazo se puedan resolver. En este aspecto si no podremos decir que el proceso se frenará. Hay un procedimiento y se judicializa al responsable”, puntualizó el militar.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos