Pasar al contenido principal
CERRAR

‘El preso’: la historia de un himno salsero a la libertad

En charla con Fruko, exploramos la historia de rodeó la creación del este himno universal de la salsa, que vio la luz hace más de 40 años.
Miguel Ángel Cortés

“ ¡Oye!... Te hablo desde la prisión, Wilson Manyoma…”. Así reza el intro de un sonido idílico que ha contagiado por más de 40 años al mundo salsero por cuenta de los acordes extraordinarios de Fruko y sus Tesos. ‘El preso’ es una canción que envuelve en un baile frenético que hoy sigue vigente y evoca el nivel máximo del sabor, cuando resuena al compás de los pies que azotan una baldosa.

Se trata de un himno universal de la salsa, que en manos de un grabador, productor, músico, intérprete y compositor como Julio Ernesto Estrada, aguarda toda una historia. Entablar una charla con ‘Fruko’, como mejor se le conoce, no es nada difícil, las curiosidades y las anécdotas fluyen de tal manera que amenizan una entrevista.

¿Cómo fueron esos inicios haciendo su propia música y pasando de Medellín a Cali?

Precisamente tuvimos ese sortilegio, de que en Medellín, surgió la industria disquera y se produjera tal movimiento, tales sonidos, con una identidad de sonoridad, las letras y las canciones.

Por otro lado, la salsa era un ritmo para especialistas. La salsa para interpretarla no es para todo el mundo, pero los músicos colombianos tienen esa capacidad de poder hacer estos ritmos. Lo logramos, conseguimos las composiciones y nuestro primer éxito, en la voz de un caleño como Piper Pimienta, se llamó ‘A la memoria del muerto’. Y de ahí para acá, desde 1972, hemos estado en la sintonía como líderes de este movimiento de salsa, de los cuales fuimos los pioneros.

También, estamos felices de ver cómo se ha desarrollado con grandiosas orquestas como el Grupo Niche, Guayacán, Grupo Galé, por Bogotá La 33, el maestro Joe Arroyo con su orquesta La Verdad, y otros muchos que tienen identidad colombiana y son representantes de este ritmo en todo el mundo.

El tema de ‘El preso’ es sin duda uno de los himnos de la salsa colombiana, ¿Qué historia hay detrás de la composición de esta canción?

Álvaro Velásquez, el compositor, recibió una carta de un preso en la ciudad de Toronto, Canadá, por narcotráfico. El tipo era colombiano, de Medellín y allí exponía su situación, decía lo triste que era pasar sus días en esos climas, porque Canadá tiene 9 meses de invierno y solo 3 de verano. Entonces surgió la idea de esta canción con mucha lástima, con mucha melancolía. Al mismo tiempo es una plegaria para la libertad del hombre, uno no tiene que estar metido en una cárcel para sentir esta canción que se hizo inigualable. Es una plegaria, en la cual también invitamos a un cambio de conducta.

Fue así como Álvaro vino al estudio, buscando a especialistas del ritmo de salsa y precisamente le dimos ese matiz. Allí hicimos el arreglo con el maestro Luis Carlos Montoya, con la interpretación de Fruko y sus Tesos, y dio resultado. Desde ahí es un himno de la salsa.

¿Cómo lograr que una letra tan triste se convierta en todo lo contrario cuando suena en una fiesta o un concierto?

Cuando hablamos científicamente, esta es una canción judaica. Nosotros los latinos estamos acostumbrados a que mientras más duela mejor, entonces esa canción se hizo con todo el dolor, pero con todo el ritmo, para traer la alegría bailando en medio de una noticia triste y dura, porque estar sometido a la prisión, así sea una hora, es desesperante. Entonces aquí hay una liberación, por eso le llamamos plegaria para llegar a la comunión del hombre con la sociedad. Es una canción que tiene una explicación muy profunda y por eso le impacta a todo el mundo.

Todos los tiempos nos brindan la manera de poder instrumentar y eso no es tan fácil, hacer una canción que no se parezca a otra es una norma de la inteligencia del ser humano. Entonces, sin vanagloria alguna, nuestras estadísticas no son fáciles de alcanzar.

¿Cómo fue esa incursión en el escenario de la salsa a nivel mundial en los 70, cuando era un espacio reservado sólo para los sonidos neoyorkinos o puertorriqueños?

Lo que ocurre es que nosotros tuvimos unas escenas que nos ayudaron a llegar a la ciudad de Miami y allí interpretamos con Fruko y sus Tesos, con el canto del Joe Arroyo que se parecía al de Benny Moré y cautivó a todos.

De Miami pasamos a Nueva York, donde la colonia colombiana estaba llena de costeños y nos presentó en los mejores escenarios, y estaba allí nada menos que Héctor Lavoe. Nosotros actuamos en un sitio de un caleño que contrataba las orquesta que impactaban en ese momento, entonces tuvimos manera de relacionarnos y ser reconocidos por los músicos de esa ciudad.

Tuvimos ese apoyo de los medios, que es una suerte única, en ese momento, de poder colocar nuestra música en Nueva York, tuvimos la circunstancia de estar desde al año 1973 en los grandes escenarios de la música en esa ciudad. Nuestra orquesta fue la primera por Colombia en presentarse en el Madison Square Garden, que es el templo del sonido, ese ha sido uno de los mejores galardones.

Además, sin vanagloria alguna, somos la orquesta colombiana que más ha viajado y que hemos alternado con todas las estrellas de la salsa en más de 70 países, llevando nuestro mensaje. Esos son de los mejores trofeos.

Son muchas las figura salseras. Para Fruko, ¿Quiénes han sido las verdaderas leyendas de la salsa a nivel mundial?

Richie Ray, Bobby Cruz, Héctor Lavoe, Ismael Rivera, Willie Colón, El Gran Combo. También, figuras más contemporáneas como Gilberto Santa Rosa y el hombre que representa la salsa de la juventud, Marc Anthony.

Me gustaría que de forma muy descriptiva reviéramos uno de los puntos cumbre de su carrera, cuando el Madison Square Garden vibró con Fruko y sus Tesos y recibieron el Premio de la Revista Record World a la mejor Orquesta Tropical de América, ¿Cómo fue ese momento?

Tomás Cross, escritor de la Revista Record World nos calificó como la ‘orquesta revelación tropical’ de 1973, con la canción ‘La fruta bomba’, interpretada por Piper Pimienta, con una historia muy cubana. Allí en la isla, no le dicen ‘papaya’, porque es una palabra grosera, entonces le dicen ‘fruta bomba’, y como la canción es de doble sentido gustó mucho a los cubanos en Miami y fue el éxito que nos catapultó para llegar con un empresario colombiano a intervenir alla en el Madison Square Garden en una noche fabulosa, un desafío de ser muy profesionales para poder dejar un recuerdo inolvidable en toda la colonia.

¿Qué viene para Fruko y sus Tesos en los próximos años?

Mientras tenga vida y salud, estaremos presentándonos, porque nuestra música todos los días está más brillante, es original y potente. Nuestras canciones, que muchas se han vuelto éxitos, estarán sonando y resonando con todas las generaciones.

¿Qué está pasando ahora el mundo de la salsa? ¿Cuál es la tendencia? ¿Qué viene para este género?

La salsa ha pasado por muchos momentos, desde que inició con la música de la Orquesta Aragón en Cuba y con la Sonora Matancera. Son muchos periodos, estuvo la música de Pérez Prado, que es una de las bases del rock n´roll y luego este mismo género llamó a artistas como Óscar Golden, Los Beatles, el grupo Ava. Total, hemos recibido todas las influencias, pero el baile frenético de la salsa no ha muerto y una prueba es el talento que tenemos en Cali, que tiene unos trazos increíbles.

¿Qué opina de la nueva ola tropical que han traído artistas colombianos como La 33, Bomba Estéreo, Systema Solar, entre otros?

Han sido muy valientes los intérpretes y productores independientes y han tenid suerte. Felicitaciones para todos ellos, que tienen talento, que están rodeados de armonizaciones, de frases y tecnología, para presentar sonidos con toda la elegancia. Yo me siento muy feliz porque son producto de la evolución.

La 33 es una agrupación que tiene mucha vitalidad, porque son jóvenes estudiosos e inspiradores. Han hecho muchas giras por Europa, yo los felicito por su ‘Pantera Mambo’ que ha tenido mucha innovación.

Usted ha recorrido Colombia y el mundo como embajador de la salsa, ¿Cuál es el mejor lugar para escucharla y bailarla?

Bueno, en Cali son los mejores profesores, en Barranquilla está el público más exigente, Bogotá ya es una sede de la salsa, sin dejar de mencionar a Pasto, donde hay grandes orquestas y han salido intérpretes mundiales como Edy Martínez que es una de las leyendas del piano con la orquesta de Ray Barreto. Tenemos músicos triple A para mostrar y difundir sus talentos que estaremos aplaudiendo.

¿Qué expectativas tiene con público manizaleño el próximo 3 de diciembre en la Noche Radio Nacional?

Te voy a contar, yo inauguré uno de los sitios más famosos allá, que se llama las Torres de Chipre, como en el año 1973 y allí llegamos a una ciudad que tiene otro ritmo, el pasodoble por ejemplo es un símbolo de la Feria de Manizales. Vamos a interpretar para esa toda esa gente linda, que también culturalmente ahora hace crossover, gozan de todos los ritmos en sus fiestas. Vamos a interpretar el 3 de diciembre el repertorio clásico de Fruko y sus Tesos.

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos