Pasar al contenido principal
CERRAR

La pluma de Carmen Berenguer en el Festival de Poesía de Medellín

Carmen Berenguer es una de las destacadas invitadas a la versión número 32 del Festival Internacional de Poesía de Medellín, que irá desde el 9 al 30 de julio.
Carmen Berenguer, poeta chilena
Literatura
Foto: Colprensa
Colprensa

Son múltiples los talentos con los que se puede describir a Carmen Berenguer: artista, activista, cronista, patriota. Pero, sin duda, el que mejor le queda es el de poetisa. La chilena de 76 años exhala poesía en cada respuesta, una poesía crítica, reflexiva, cultural, coyuntural, feminista y todo, menos apolítica.

Berenguer nació en 1946. En 2008 ganó el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Dio a conocer su trabajo creativo en la década de los ochenta en plena dictadura de Augusto Pinochet.

Su trabajo ‘Bobby Sands desfallece en el muro’ es el primer poemario que sacó en el año 83 y fue un homenaje al poeta irlandés Bobby Sands, quien falleció durante el mandato de Margaret Thatcher. A través de Sands la chilena honra a los prisioneros políticos perseguidos durante la dictadura que ella mismo sufrió en su país.


Lee también:


Berenguer es una de las destacadas invitadas a la versión número 32 del Festival Internacional de Poesía de Medellín, que irá desde el 9 al 30 de julio. En entrevista con COLPRENSA habló sobre su trabajo de medio siglo en los versos y la escritura y de su proceso creativo durante la dictadura.

¿Cómo la dictadura moldeó su forma de escribir y de hacer poesía?

Durante la dictadura fuimos resistentes. Te hablo del colectivo “Yeguas del apocalipsis” o de otros colectivos feministas a los que pertenecí, fuimos resistencia toda la dictadura que duró 17 años, por lo tanto, produjimos un tipo de análisis antidictatorial, feminista fundamentalmente, pero desde el punto de vista literario buscamos nuevas estéticas.

Empezamos a buscar cómo trabajar la represión, cómo trabajar la supresión de la libertad, trabajamos mucho por la libertad de expresión en Chile. Yo pertenezco a la Sociedad de Escritores de Chile y ese fue un lugar muy emblemático porque fue perseguido por los militares, eso hizo que mi búsqueda fuera estética y también política, entonces, como política de la escritura la búsqueda fue desde muchos ángulos.

De todos los géneros en la literatura, ¿qué logra la poesía que no logran otros géneros?

Yo creo que la poesía todo lo logra, porque tanto el arte chileno, como la poesía chilena buscaron nuevos horizontes literarios y estéticos. La visualidad chilena fue un gran despertar, los años 80 fueron un gran despliegue, entonces, la estética respondía a las claves del arte, como las claves de la poesía, no solamente la literaria, para mí eso fue un desafío.

Cuando publiqué mi libro ‘Bobby Sands desfallece en el muro’, el reto fue articular, cómo decir que un país se habían borrado tantas palabras como ‘democracia’, ‘compañero’, ‘Salvador Allende’, entonces nos movió esa violencia de desaparición de un gran sector de la población chilena, de arrestos, de la cárcel de las mujeres, nos llevó a indagar qué hacer y cómo hacerlo.

¿Qué podemos decir de la poesía nuestra, de la poesía latinoamericana?

Bueno, las claves que yo he tomado de la poesía chilena, exceden a la poesía. Entonces, hablar de la poesía como un lugar sagrado para mí y para muchos de nosotros dejó de ser sagrado, prácticamente podría decirse que fue colonial, en esa búsqueda de la descolonización, pensar en la poesía latinoamérica se vienen grandes nombres a mi cabeza que son por lo general patriarcas, con excepción de Gabriel Mistral, Juana Inés de la Cruz, Rosario Castellano, varios nos reconocemos en ellas. Podemos hablar de Neruda o Vallejo, este último por ejemplo, es muy importante para mí, Vallejo dice: “aparta de mi este cáliz”, ahí lo dice todo, es un poema descolonial.

Una mujer poetisa y artista como usted, quien hizo parte de una organización que fue perseguida, va asumir la dirección del Ministerio de Cultura en Colombia. ¿Qué cualidades tiene una artista que le permitan desempeñar de una mejor manera ese cargo?

Encuentro hermandad cuando hablas de ello, es lo que nos ha pasado a toda América Latina, sobre todo la gente más pobre. Cualquiera de nosotros que hacemos arte podemos hacer un trabajo político y cultural, ser poeta y tener todos eso atributos le va a dar un plus a su investidura, porque sabe de arte, sabe de la belleza y esta está en todas partes.


Te puede interesar:


¿Con cuál poema iniciaría a los jóvenes y en general a las personas en la poesía, sobre todo en estos tiempos donde hay tantas distracciones y donde la literatura no tiene la misma atención?

Yo creo que con ‘Los recados’ de Gabriela Mistral, no son poesía, pero son poemas, entonces, yo diría que hay que dejar de hacer versos, el verso es una forma, pero la poesía lo excede, lo vemos en la visualidad, también hay poesía en la visualidad, entonces la literatura se consagró en la poesía a partir del verso.

¿Cuál es la sensación que le deja poder participar en esta edición del Festival Internacional de Poesía de Medellín?

Yo no he estado nunca en Medellín, estuve en Colombia unos años atrás en un encuentro muy hermoso que se llama la Ruta del Café, algo maravilloso, sé que Medellín tiene su trayectoria, ahora porque reúne poetas de todo el mundo y esto es una fiesta de las letras que la hace esta ciudad. Fui muy resistida antes, nadie me invitaba mucho a estos eventos ahora me están invitando, así que estoy muy agradecida.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos