Pasar al contenido principal
CERRAR

¿Qué pasó en el puente de Boyacá y cómo se veía en 1819?

Sobre un cruce del río Teatinos se sitúa el famoso puente de Boyacá, lugar emblemático de la Independencia de Colombia.
Batalla de Boyacá | qué pasó en el puente
Historia Colombiana
Foto: Colprensa
Ana María Lara

Sobre el paso de un importante río que atraviesa el departamento de Boyacá, se llevó a cabo la última batalla con la que el Ejército libertador culminó, en su aspecto militar, el proceso de independencia de la Nueva Granada. Fue testigo de aquel triunfo el río Teatinos, antiguamente llamado río Boyacá, que nace en el Alto del Santuario, en el páramo de Rabanal y hoy surte de agua a Tunja y a algunos municipios cercanos. Sobre un cruce del Teatinos se sitúa el famoso puente de Boyacá.

La batalla de Boyacá se libró el 7 de agosto de 1819 entre el ejército Libertador comandado por Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y José Anzoátegui y las fuerzas realistas del brigadier José María Barreiro. En esta, un contingente de cerca de 2.800 hombres y 200 mujeres acompañantes de la tropa se enfrentó a unos 2.700 soldados realistas que, tras el dramático y confuso resultado de la batalla en el Pantano de Vargas, se dirigía a Santafé de Bogotá para reagrupar una fuerza de contraofensiva.

"
Batalla de Boyacá. Óleo de Martín Tovar y Tovar, París, 1880. Expuesto en Palacio Federal, Caracas

Cuando se detenía a almorzar, el ejército al servicio del rey Fernando VII fue interceptado en el camino real que lo llevaba a la capital, cuando fue avistado por la tropa patriota que se organizó en un fulminante ataque sorpresa en horas de la tarde.

Esta acción se planeó en horas de la mañana cuando Bolívar, desde el Alto de San Lázaro observó detenidamente el movimiento de la tropa realista que salía de Motavita en dirección a la capital, atravesando Sora, Cucaita y Samacá. Semejante perspectiva le permitió calcular y coordinar una encerrona a manera de tenaza, que consistió en cortarle el paso a los realistas justo en el puente.

Pasado el mediodía Barreiro y su tropa llegaron a la llamada casa de teja, donde reposaron de su trayecto. Allí, Santander, ordenó al coronel París un ataque de caballería llevado a cabo por los 'Cazadores' (jinetes casanareños de experiencia en el combate y la cacería). El desconcertado José María Barreiro tuvo que buscar de manera urgente una salida por el puente.

"
Foto: Colprensa

Los patriotas se dirigieron a su encuentro haciendo del paso sobre el río el epicentro de la batalla. Fue gracias a un ejercicio rápido de Santander, quien guió a su tropa para rodear a los realistas y atacarlos por la retaguardia, lo que definió el resultado. Esa misma tarde, ante la inminente victoria del Ejército Libertador, los españoles se rindieron.

Ya en la noche, Bolívar y sus oficiales se ubicaron en la casa del cuartel general en Ventaquemada donde firmaron el Acta de la Libertad. Tres días después, Bolívar entró en la capital. El virrey Sámano huía y dejaba una Santafé libre para el inicio de un nuevo periodo.

Tras este último y definitivo combate, el Ejército Libertador dio con la captura de 1.600 soldados realistas y se cree que dio de baja a entre 100 y 250 adversarios. Además, tras la victoria, Santander ordenó el fusilamiento de más de 30 de los oficiales capturados, entre ellos al mismo Barreiro, quien fue pasado por las armas el 11 de octubre del mismo año.

En el presente, la historia de la batalla de Boyacá despierta gran curiosidad. Miles de visitantes acuden anualmente al campo que se construyó por decreto en 1938, en donde esta tuvo lugar; en este campo fue construido un gran monumento con diversas estatuas y alegorías a los combatientes. Una de las atracciones es, naturalmente, el puente.

"
Foto: Colprensa

Pero este es distinto al que tuvieron que cruzar realistas y patriotas. El puente hizo parte de un camino real construido a mediados del siglo XVI.

Como lo explica el historiador Andrés Salamanca Orcasitas, el puente en donde ocurrieron los hechos de 1819 “debió ser en madera, con palos que llegaban de una otra orilla a la otra; cubierto con barro para permitir el paso de las ruedas de las carretas o soportar las pezuñas de los caballos. Posteriormente, en 1919, bajo el gobierno de Marco Fidel Suárez, para el Centenario el puente se reforzó y se le pusieron barandas para permitir que fuera escenario de una representación en vivo de la Batalla. Y ya entre 1938 y 1940 se construyó el actual puente con sus arcos de medio punto, con ayuda del gobierno español, para afianzar lazos de amistad”.

La construcción de este puente ha sido un ejercicio de memoria por preservar el vínculo de la nación con un sitio de gran valor para la historia nacional.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos