Pasar al contenido principal
CERRAR

'Huellas de desaparición', una exposición para recorrer el camino de la verdad

Esta exposición presenta tres momentos coyunturales: la violencia sobre los pueblos Nukak, el despojo de tierras en el Urabá antioqueño y las desapariciones del Palacio de Justicia.
Fausto García Calderón

La exposición ‘Huellas de desaparición’ es una alianza y construcción en conjunto por la paz de Colombia entre la Comisión de la Verdad y Forensic Architecture, responsables de la investigación, y el Banco de la República, donde el Museo de Arte Miguel Urrutia (MAMU) abre sus puertas para que el país se conecte con la memoria y la verdad sobre varios hechos que han marcado a nuestro país.

Desde que en el 2018 la Comisión de la Verdad inició labores para conocer lo ocurrido en el marco del conflicto armado, han trabajado arduamente en el documento final que se presentará el 27 de junio de 2022. Este es un paso que busca esclarecer las violaciones e infracciones a los derechos humanos cometidos durante el mismo, para así ofrecer una explicación amplia de su complejidad a toda la sociedad.

Recuperación de la verdad

La exposición ‘Huellas de desaparición’ aplica tecnologías visuales para acercarse al esclarecimiento de violaciones a los derechos humanos y ambientales, que llega a los visitantes de manera atractiva y comprensible.

La puesta que está disponible en el Museo de Arte Miguel Urrutia (MAMU), en la ciudad de Bogotá, detalla tres momentos, “uno es sobre los pueblos Nukak en el Guaviare, la desaparición y la violencia contra su territorio y sus ciclos de vida, tenemos también una investigación sobre el despojo de tierras en el Urabá antioqueño y finalmente tenemos un caso sobre la desaparición en el Palacio de Justicia”, indica Hannah Martin, investigadora de Forensic Architecture.

Hannah, quien trabaja de la mano con la Comisión de la Verdad, hace referencia al objetivo de esta exposición, pues esperan que coincida con la fecha del informe final y pueda estar disponible por algunas semanas más, “Luego se va a abrir una exposición en el museo de Antioquia y varias sedes del Banco de la Republica en todo el país”.

Caminos del arte

Forensic Architecture, es un grupo interdisciplinario con base en Goldsmiths, Universidad de Londres. Está conformada por artistas, científicos, investigadores, abogados, cineastas y periodistas. Se han dedicado al procesamiento de datos para evidenciar la violencia de Estado y así confrontar los hechos con relatos oficiales.

Para este camino de investigar conflictos armados y la destrucción medioambiental, se buscan nuevas técnicas de evidencia a través de maquetas, análisis de videos, nuevas tecnologías, cartografías interactivas y otros recursos; al final reconstruyen los hechos de manera independiente o a petición de diversas ONG.

Esta exposición cuenta con imágenes satelitales, “nunca en la historia del conflicto armado, el público colombiano ha tenido la oportunidad de ver como esos patrones y dinámicas se evidenciaron por ejemplo en el despojo de la tierra misma”. Para Martin, esta es información valiosa que aporta a la verdad, “lo que hicimos con imágenes aéreas, satelitales, es muy novedoso y el público las puede ver por primera vez, las dinámicas de la guerra con las dinámicas de las transformaciones de la tierra”.

Pueblo indígena Nukak

En la puesta se encuentra el mural ‘La selva detectada’, allí se presenta una imagen alusiva a la destrucción del territorio del pueblo indígena Nukak y su desplazamiento forzado en el Guaviare. En ella, se plasma como la violencia ha estado presente desde la llegada del colonialismo. Para Óscar Pedraza, quien hizo parte de la coordinación e investigador principal desde la Comisión de la Verdad, en este mural es protagonista la deforestación, “esta implica una transformación de la vida campesina, indígena y de los pobladores urbanos”.

La conexión con este espacio, que a su vez genera un momento íntimo y de reflexión con la naturaleza y la Amazonía colombiana, invita a ver la historia de dominación y desaparición. Esta presentación además tiene un componente particular, gracias a lo vivido por la pandemia la región no pudo visitarse, por lo que todo el estudio se realizó con fotografía aérea y satelital, pero no por eso el ejercicio de acercarse a la verdad pierde su valor.

Urabá antioqueño

El espacio que la exposición Huellas de desaparición presenta ‘Despojo y memoria de la tierra’, una investigación de lo sucedido frente al desplazamiento en el Urabá antioqueño. Para este caso, Forensic Architecture y la Comisión de la Verdad han incluido un recurso tecnológico soportado en la creatividad.

Se hizo la reconstrucción en 3D de un paisaje de 100 kilómetros de Nueva Colonia en el Urabá antioqueño. Este ha sido un trabajo realizado con los campesinos que han perdido sus tierras, por las plantaciones de monocultivos de plátanos, o porque el mar ha recuperado una extensión de la costa de la zona. “En el caso de Urabá la manera en la cual se erosiona la tierra, comienza a expulsar a los campesinos y forzarlos a construir otras vidas que no son las de un campesino”, señaló Óscar Pedraza, investigador de la Comisión de la Verdad.

Para la adaptación de este paisaje, se utilizó el método que se conoce como “testimonio situado” por parte de Forensic Architecture, en el cual se trabaja de la mano con la experiencia y la memoria de los campesinos, para luego corroborar por imágenes aéreas y de satélites; de esa forma es posible realizar una animación del paisaje mientras se camina, todo por procesos digitales en 3D.

Una apuesta que permite conocer los detalles desde distintas orillas, según Pedraza, “el despojo a veces es sutil, a veces no implica solamente la expulsión armada y nosotros podemos decir con esto que hay un proyecto en el cual se articularon diferentes caras, diferentes actores, no siempre por la violencia armada para ejecutar el despojo y acaparar tierra”.

Palacio de Justicia

Esta investigación corresponde al enfoque de lo que ocurrió con las personas detenidas, una vez que salieron el 6 noviembre de 1985 del Palacio de Justicia. Trabajo soportado en imágenes y testimonios.

‘Las cajas negras de la desaparición forzada’, se compone de tres videos, maquetas arquitectónicas físicas y digitales, y por último varios mapas y libros de investigación que permiten aproximarse a los detalles relacionados a la desaparición forzada en ese histórico suceso de Colombia.

Todo lo anterior se ha basado en 49 horas de video y diversos testimonios, varios de ellos solicitados por Forensic Architecture y por la Comisión de la Verdad. Para Hannah Martin, este como cualquiera de los otros dos casos, es una oportunidad para comprender las dinámicas del conflicto armado en Colombia viendo el patrón desde las dos caras.

Como lo dice la Comisión de la Verdad, “Las cajas negras son nuestra forma de nombrar la imposibilidad de acceso a la información durante el proceso histórico de análisis de lo que sucedió en aquellos días”. Para la investigación contaron con apoyo desde todos los ángulos, con los testimonios de quienes perdieron a amigos y familiares, a lo que se suma el reconocimiento a las organizaciones que durante décadas han trabajado por la búsqueda de la verdad.

La exposición ‘Huellas de desaparición’ es una contribución a la recuperación de la memoria histórica. El arte, la cultura y la tecnología, han sido los elementos y soportes para acercarse a la verdad.

La exposición puede visitarse en el Museo de Arte Miguel Urrutia (MAMU), del Banco de la República en Bogotá, y estará disponible hasta el 18 de julio de este 2022.

Artículos Player
Player Articulos
00:00
00:00

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos