Pasar al contenido principal
CERRAR

EnPuja: producciones audiovisuales basadas en el ‘Chocofuturismo’

La idea de pensar en 'Chocofuturismo' pretende transformar y resignificar la ruralidad.
Producciones audiovisuales en Chocó
Cine
Fotos: cortesía Colectivo EnPuja
Laura Asprilla

En Nuquí existe un colectivo de comunicaciones llamado ‘EnPuja’, que le apuesta a imaginarse el futuro con producciones basadas en la filosofía del ‘Chocofuturismo’, en las que se cuestiona el pasado y se reflexiona sobre el presente para imaginar futuros alternos en el departamento.

Los integrantes de EnPuja -que recibe su nombre del fenómeno de las mareas más altas y bajas, según los ciclos de la luna- coinciden que el ‘Chocofuturismo’ es tema transversal en todo su trabajo, planteado como un espacio donde es posible repensar la relación entre la tecnología y el espacio y la naturaleza, visionando cómo desde el Chocó, surgen nuevas formas de desarrollo propio.

Para Mirna Angulo Perea, más conocida como Karina, integrante y fundadora del colectivo, esta filosofía les permite pensar siempre un futuro positivo, imaginarse que todo puede estar mejor para sus comunidades en temas como la pesca, el medio ambiente y la vida digna.

“No nos enfocamos en lo mal que están las cosas ahora, sino en cómo podríamos contribuir a que estén mejor, y, sobre todo, soñar que nosotras las personas negras estamos en el futuro”, aclara Karina.

Carolina Rincón, quien llegó a Nuquí con el plan de ordenamiento de los manglares del Golfo de Tribugá y que ya lleva 12 años trabajando en la región, señala que esta línea de pensamiento parte de transformar la idea de la ruralidad como un contexto marginalizado o empobrecido por el sistema, y a resignificar los territorios en donde realmente se están dando soluciones a muchos problemas, que pueden ayudar a que las personas, no solo de Nuquí, sino de otras partes de Colombia, puedan tener mejor calidad de vida.

“Los pueblos negros no han tenido el espacio de soñar y construir futuros porque han vivido en resistencia (…) la posibilidad de imaginar y soñar ha sido un privilegio de los blancos”, dice Carolina.


También te puede interesar. ‘Leyenda viva, el alma del pueblo’: un homenaje documental al vallenato de antaño


Foto

Dos de las producciones Chocofuturistas son los cortometrajes “Tuku Taka, Alienígenas” y ”La Plaga”, cortos donde niños del futuro llegan a Nuquí para aliviar la crisis de alimentos en su comunidad.

También está la Serie Sonora Futurista. que en su primer capítulo narra la historia de la primera presidenta negra en Colombia, que logra erradicar la minería ilegal; en el segundo se habla sobre el futuro de la pesca en el año 2050 y el aporte que innovaciones tecnológicas creadas en el Chocó y exportadas mejoran la calidad de vida de todos los pescadores del mundo; y el tercer capítulo menciona cómo lograron erradicar el problema de la contaminación causada por el icopor, en el que almacenaban los pescados, el cual tarda muchos años en descomponerse. Estas producciones fueron hechas con recursos de la convocatoria Imaginando Nuestra Imagen (INI).

El camino ha sido largo para EnPuja, pero con la fuerza de la marea han logrado avanzar y mantener su carrera.

¿Cómo nació el colectivo?

Hortencio Palacios, integrante y miembro fundador, cuenta que EnPuja nació ante la necesidad de visibilizar y dejar evidencia de las acciones que el Consejo Comunitario los Riscales realizaba en la comunidad.

El Consejo creó un plan de manejo sobre los manglares, el cual fue documentado por el colectivo en las zonas exclusivas de reserva, lo que ha permitido que actualmente se haga buen uso de la zona de manglares de Nuqui. Las comunidades con mayor cantidad de manglar como Coqui, Pangui, Jurubirá y Nuquí cabecera, fueron visibilizadas en el proyecto.

Así llegó Juan Camilo Murillo al grupo cuando tenía 12 años, motivado por el cuidado del medio ambiente y los ecosistemas del manglar, con el tiempo se formó en el semillero de comunicaciones y siguió su camino como realizador. Fue editor del cortometraje “Tribugá” y posteriormente fue a Bogotá a estudiar audiovisuales en el SENA. Los frutos de este colectivo se encuentran en la producción audiovisual de la región.

“Anteriormente siempre llegaban compañías externas a hacer videos, pero nada quedaba en la región (…) desde el semillero de comunicaciones hemos aprendido a hacer videos de muy buena calidad, y ahora llegan al territorio, pero a contratarnos”, dice Juan.


Conoce aquí: Cine indígena: más que un género, una obra colectiva


Foto

Se adelantaron al futuro

Según Juan Camilo, una de las producciones con mayor impacto fue Tribugá, un proyecto de postales del futuro que buscaba concientizar a la comunidad sobre los efectos de la construcción del puerto de Tribugá.

En un trabajo conjunto entre los colectivos EnPuja de Nuquí y Puerto Creativo, de Buenaventura, crearon un poderoso documental que mostraba cómo es la vida cuando llega el puerto marítimo a los territorios del Pacífico, analizando los índices de violencia y la afectación a su ecosistema en. Postales del futuro sirvió para que la comunidad en Nuquí reflexionara a profundidad si realmente deseaban la construcción del puerto.

Nuevos futuros para la juventud

El colectivo ha sembrado las bases de las producciones audiovisuales en la región pensando en la generación de relevo. La Institución Educativa Ecoturística Litoral Pacífico, vincula a los niños y niñas al semillero con la esperanza que ellos crezcan con la oportunidad de ver otros caminos, que usen su tiempo libre de la mejor forma posible para evitar ser presas fáciles de los grupos armados o de las redes del narcotráfico.

Hortencio Palacios, integrante del colectivo, afirma orgulloso que las producciones “Tuku Taka” y “La Plaga”, han sido las de mayor impacto en la infancia.

“Ahora todos los niños quieren ser parte y sus padres cada vez nos buscan más para vincular a sus hijos… Nosotros les damos las bases para el mundo audiovisual y quien sabe… más adelante les quede gustando el tema y lo tomen como su forma de vida”. Dice Hortencio esperanzado.

Nuquí es un paraíso natural, famoso por sus playas y el avistamiento de ballenas, pero no se escapa de la difícil situación que enfrenta la juventud del Chocó con relación al reclutamiento forzado, al narcotráfico y a problemas estructurales que limita las oportunidades para estudiar y trabajar, erradicando sus posibilidades de soñar con el futuro que desean.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos