Pasar al contenido principal
CERRAR

Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá: construyendo ciudadanía desde la diferencia

El MAC ha logrado afianzar una propuesta en la que convergen y se construyen nuevas sinergias sociales a través del arte contemporáneo.
Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá: construyendo ciudadanía desde la diferencia
Arte
Foto: Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá
Yaneth Jiménez Mayorga

Desde su creación misma, hace más de 55 años, el MAC, el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá, ubicado en el barrio Minuto de Dios, al noroccidente de la capital colombiana, ha tenido como premisa ser un espacio donde se fomenta la reflexión, la apropiación del arte y la construcción de ciudadanía desde la diferencia a través de la cultura con sentido social. 

“El museo nace dentro de una comunidad y dentro de una obra social como la del Minuto de Dios cuyo principio fundamental ha sido valorar la dignidad humana en todos los ámbitos: educación, vivienda, etcétera; brindando otras oportunidades y accesos a personas que generalmente han sido rechazadas o excluidas. Se tiende a pensar que la cultura es para la élite o para quienes poseen un cierto conocimiento intelectual y eso no necesariamente es así. Por eso el MAC es un espacio donde todos los públicos pueden encontrar su dignidad y su propia estética”, señala Gustavo Ortiz, director del museo. 

Con esa clara vocación de apertura y de relación con su entorno, el Museo de Arte Contemporáneo-UNIMINUTO- ha jugado un rol fundamental como agente de cohesión social convirtiéndose con el pasar de los años, dice Ortiz, en un laboratorio de transformación a partir de múltiples prácticas artísticas y culturales que favorecen la integración, la interacción, la formación y el diálogo entre distintas personas y grupos.  

Museo Arte Contemporáneo Bogotá

Colección tras colección, exposición tras exposición, intervención tras intervención, historia tras historia, el MAC ha logrado afianzar una propuesta en la que convergen y se construyen nuevas sinergias sociales a través del arte contemporáneo, el cual, a diferencia del arte moderno, advierte Ortíz, se centra más en el sujeto y su experiencia que en la obra misma o en los materiales. 

“El arte contemporáneo le permite al sujeto transformar y dar significado a esas propuestas artísticas, le permite ser partícipe activo y, junto al artista, lograr construcciones colectivas comunitarias, lo que deriva, por ejemplo, en que una obra se pueda comer, tocar, un día estar y al otro ya no, o que los soportes sean inmateriales como en las proyecciones digitales. En el arte contemporáneo, las creaciones no siguen un solo parámetro, se concentran más en lo conceptual”, agrega el director del MAC.   

Cada vez más incluyente  

Hoy, el Museo de Arte Contemporáneo ofrece en sus tres pisos un amplio portafolio de actividades y experiencias artísticas que incluyen exposiciones, talleres, conferencias, conciertos, conversatorios, ‘performances’, recorridos virtuales, contenidos pedagógicos y digitales en espacios físicos adaptados también para personas con alguna discapacidad motriz, videos en lenguaje de señas, contenidos en braille, así como la inclusión de personas con discapacidad cognitiva como guías e intérpretes de las colecciones.  

“Además, hemos venido trabajando, en conjunto con el Distrito, con habitantes de calle, llevando el museo a la calle, pero también abriéndoles las puertas para que vayan al museo, de forma que ellos encuentren este como un espacio que los reivindica socialmente”, apunta Gustavo Ortiz. 

MAC

En ese camino, el MAC ha consolidado e intervenido espacios en el entorno. Tal es el caso de la plazoleta principal del barrio, la cual alberga una colección de arte escultórico conformado por 26 obras a través de las cuales se hace un recorrido por lo más representativo de la contemporaneidad desde la segunda mitad del siglo XX a la actualidad.

“Tenemos también el ‘Barrio Museo’, una estrategia con la que realizamos intervenciones de arte urbano en casas y fachadas del Minuto de Dios, propiciando mayores relaciones entre artistas, vecinos, estudiantes del colegio y de la universidad UNIMINUTO. Esa es parte de esa transformación que logra la cultura”.

En el mundo digital  

Adicionalmente, el MAC sigue fortaleciendo su propuesta digital a través del desarrollo de contenidos para diversas plataformas. La institución tiene presencia en YouTube, Facebook, Instagram, su página web, y recientemente está incursionando en el desarrollo de podcast en Spotify y Anchor donde se pueden escuchar temas relacionados con los artistas contemporáneos colombianos. 

“Lo que hemos hecho es afianzar las curadurías digitales y los contenidos pedagógicos con fuertes componentes en investigación y educación, dos aspectos que son fundamentales para nosotros, pues al ser un museo universitario (hacemos parte de UNIMINUTO) estas herramientas digitales nos ayudan a interactuar mejor con los estudiantes”, afirma Ortiz.  

Su amplia y variada oferta, que incluye innumerables fotografías, recorridos virtuales, curadurías, contenidos sincrónicos y asincrónicos y la exhibición de obras de colección bajo la tecnología giga pixeles de 360°, entre otros, le significó ser seleccionado, en 2020, entre los 10 mejores museos del mundo de arte contemporáneo para visitar ‘on line’ por parte del Instituto Cultural de Google, en su  plataforma Arts and Culture de Google, siendo el único museo colombiano en la prestigiosa lista de ganadores.  

Los museos del siglo XXI, apunta Ortiz, “están llamados a involucrarse constantemente con todos los públicos. Un museo que se aisle y piense que este es un espacio solo para expertos y conocedores tiende a desaparecer, porque hoy en día las comunicaciones y la forma de interactuar hacen fundamental esa participación”.   

MAC

Reconocimiento internacional 
 
Por su excelencia y prácticas museísticas, el MAC-UNIMINUTO recibió en 2016 la acreditación internacional de alta calidad por parte de la Alianza Americana de Museos (AAM) siendo el único en América Latina y el segundo, fuera de Estados Unidos, en recibir esta distinción en el mundo.  

“Obtener esta acreditación es un orgullo, pues reconoce la calidad, que incluye código de ética, plan estratégico, estrategia educativa, y manejo de los bienes culturales, y abre una puerta a otros museos de Iberoamérica en el camino a certificarse internacionalmente. Nosotros estamos asesorando algunos museos en México y Ecuador para que inicien este proceso”, acota Ortiz.  

Luego, de más de 55 años, el Museo de Arte Contemporáneo-UNIMINUTO continúa los principios de la obra del Minuto de Dios y el legado del padre Rafael García-Herreros profundizando el significado social de la cultura y fortaleciendo vínculos con las personas. 

MAC

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos