Pasar al contenido principal
CERRAR

Claves para entender y enfrentar el consumo de sustancias psicoactivas en niños y adolescentes

El acelerado ritmo de vida y la ansiedad por el futuro son algunos factores que han llevado a que los menores consuman a más temprana edad sustancias psicoactivas, según estadísticas del Observatorio de Drogas en Colombia, 2013.
Sustancias psicoactivas: cómo enfrentar el consumo en niños y adolescentes
Salud
Foto de referencia: Pixabay
Diana Rosero y Ana Lucrecia Cabra

Existen muchos factores que pueden llevar a niños y adolescentes al consumo de sustancias psicoactivas. Desde la presión por encajar en su grupo de amigos, pasando por problemas en su núcleo familiar o escolar; hasta situaciones de abuso físico, psicológico y sexual. Así lo señala el especialista en psicología clínica infantil Jaime Enrique Arregoces, quien trabaja desde hace 10 años con instituciones educativas orientando casos de ideación suicida, adicciones, manejo de duelo y violaciones, entre otras patologías.

Pero ¿qué se considera una sustancia psicoactiva? La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como toda sustancia que, introducida en el organismo por cualquier vía, altera el funcionamiento del sistema nervioso central y puede generar dependencia psicológica, física o ambas, y tiene la capacidad de modificar la conciencia, el estado de ánimo o los procesos de pensamiento de quien las consume.

Foto: Pixabay

Esta definición incluye sustancias legales como el alcohol, el tabaco, los cigarrillos electrónicos, los vapeadores y los medicamentos tranquilizantes de venta libre. De hecho, el alcohol y el cigarrillo son los de mayor uso y de más impacto en la salud en Colombia, de acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Justicia y del Derecho, 2011. Adicionalmente, en ese mismo año el Observatorio Interamericano de Drogas, ubicó al país en el primer lugar en Latinoamérica en exposición al alcohol con un 86% en la población general incluyendo niños, niñas y adolescentes.


Tal vez te interese: Crianza respetuosa: validar emociones para aprender a gestionarlas

Esto significa que existe un consumo normalizado de sustancias legales, que han generado alarmas en entidades nacionales e internacionales, pero sobre todo envía un mensaje a los más jóvenes de que mientras esté aceptado socialmente no tendrá consecuencias, afirma Jaime.

Escuelas y colegios frente al consumo

De acuerdo con la experiencia de Jaime, las escuelas y los colegios son los lugares donde los niños, niñas y adolescentes establecen la mayoría de sus relaciones sociales. De tal manera, que es también uno de los entornos donde hay mayor presión para lograr la aceptación de sus pares. En esas circunstancias ocurre, lo que los profesionales llaman, el aprendizaje vicario, es decir, aquel que se realiza por observación y repetición con el objetivo de ser parte de un grupo. “Somos seres altamente de contacto y necesitamos sentir ese tipo de validación”, señala el especialista.

El consumo de drogas y la manera como hablamos del mismo tiene muchos abordajes. De hecho, Jaime Arregoces, señala que “cuando uno llega a los colegios y habla de la parte de sustancias psicoactivas, lo primero que choca con los estudiantes es por qué algunas sustancias que podemos denotar como psicoactivas son aceptadas en la sociedad y otras no. Y es que en las instituciones educativas les están hablando de las drogas: de la marihuana, de la cocaína y no hacen énfasis en que incluso eso que es legal como un vapeador puede alterar su percepción de la realidad y afectar sus pulmones”.

sustancias

Foto: Pexels

Entonces, para realizar un abordaje más asertivo sobre el tema en ambientes educativos, se debe hacer desde las consecuencias que las sustancias tienen a futuro en la vida de los consumidores y de su entorno. En una de sus charlas, por ejemplo, Jaime indaga sobre los gustos y aficiones de los estudiantes que están orientando, luego les plantea la posibilidad de convertir eso en un plan a largo plazo como una profesión u oficio y les explica cómo el uso reiterativo de las sustancias psicoactivas los deja en desventajas físicas y cognitivas para lograr el plan que se proponen.

De esta manera ayuda a darles un horizonte y proyección hacia su futuro y los hace reflexionar en sus metas, sueños y anhelos. Centrando principalmente su estrategia en proyectarse, dejando de lado las presentaciones meramente informativas.

La familia como soporte

Con respecto a los padres, Jaime hace hincapié en que son ellos los llamados a crear el canal de comunicación con sus hijos y así generar la confianza para que los niños, niñas y adolescentes logren hablar abiertamente de lo que pasa en su círculo cercano de amigos y compañeros. Así los padres o cuidadores serán capaces de detectar cambios en su entorno y las presiones sociales que podrían estar recibiendo para consumir sustancias psicoactivas o cualquier otra alteración o práctica en su comportamiento.

sustancias

Foto: Pexels

Reconocer estos cambios, según Sergio Fernández, el coautor de ‘Adicciones y salud mental en adolescentes: dos caras de la misma moneda’, se logra con prevención desde la infancia e intensificando esfuerzos en la preadolescencia. La estrategia que plantea es muy sencilla: pasar una hora de calidad con ellos todos los días, es decir, sin distracciones como televisión, celular u otras pantallas. Con esto se construye desde la infancia factores de protección: una relación de confianza, un mejor apoyo familiar y el desarrollo de habilidades sociales desde la autoestima.

Herramientas para padres, cuidadores y maestros

Estos son algunos de los recursos disponibles para abordar el tema en distintos entornos. Lo más importante, según los profesionales consultados, es que no se debe esperar una crisis para hablar de estas sustancias y sus efectos, pues los estudios como ‘el Informe europeo sobre drogas 2021: tendencias y desarrollos’ y ‘El Plan Nacional para la Promoción de la Salud, la Prevención y la Atención del Consumo de Sustancias Psicoactivas’, es claro que la edad inicial de consumo está disminuyendo, por lo que se hace necesario que las charlas sobre estos temas también se den a más temprana edad.

  • ‘Más mente, más prevención’: sitio de consulta para que niñas, niños, adolescentes, jóvenes y familias cuenten con herramientas informativas sobre prevención del consumo de sustancias psicoactivas, SPA, desde los factores que contribuyen a su protección.
  • ‘ABECÉ de la prevención y atención al consumo de sustancias psicoactivas’: documento que permitirá conocer a grandes rasgos cómo detectar el consumo problemático.
  • ‘Kit de herramientas para la convivencia escolar’: materiales y recursos para estudiantes, docentes y familias que permiten adelantar prácticas pedagógicas para promover la convivencia escolar y el buen trato.
  • Échele cabeza: difunde información sobre (SPA) para la fomentar la reducción de riesgos y fortalecer la capacidad de decisión y respuesta de la población joven vulnerable y no vulnerable frente al consumo, así como la generación de prácticas de autocuidado hacia personas usuarias.

Tal vez te interese: 
¿Cuáles son los tipos de inteligencia y cómo potenciarlos con el aprendizaje?

Cuéntanos en nuestro grupo de Facebook ¿qué otras estrategias ayudan a prevenir el consumo de SPA en niños, jóvenes y adultos? Y no te pierdas la programación de Exploremos, por TDT y la señal en vivo de Radio Nacional de Colombia.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos