Pasar al contenido principal
CERRAR

Pesca responsable, un aporte al medio ambiente de los navegantes en Turbo

Los pescadores artesanales de Turbo, Antioquia, trabajan para fomentar el uso responsable de los trasmallos y garantizar la reproducción de las especies.
Geraldine Zapata

En el distrito de Turbo, Antioquia, las comunidades se sostienen de la producción del banano y plátano, pero también se destaca la pesca artesanal, una actividad ancestral heredada por muchos de sus habitantes.

“Yo tengo aproximadamente 28 años pescando, vivo de ello, yo a los 12 años empecé hacer como mi labor, esto nació porque mi papá, cuando nosotros estábamos pequeños, nos llevaba a pescar. Mis papas y mis tíos son pescadores desde niños y ellos nos inculcaron este arte, y para mí es un hobby, una pasión, cuando yo voy al mar me olvido de todo, siento como si estuviera en la gloria, una paz”, expresa Carlos Martínez, un pescador del golfo de Urabá.

El mar de Turbo es una mezcla de agua de río y de mar, que le da un color amarronado y lo asemeja a un río caudaloso con ramas de árboles y vegetación flotante. Una de las playas más concurridas es “Playa Dulce”; allí, mientras se ve el esplendor del amanecer a las 5 de la mañana, los pescadores salen en sus lanchas con la meta de tener un buen día.

“Nosotros tenemos GPS con el que ubicamos los puntos de pesca estratégicos donde ya uno no a buscarlos, sino que ya tiene sus puntos exactos, entonces ya empezamos a pescar y tipo tres, cuatro de la tarde, dependiendo como este la faena, regresamos, porque si ha sido productiva, recogemos los equipos de pesca y nos venimos para la casa (…) cuando salimos de faena por varios días, son aproximadamente de tres a cuatro noches”, añadió Martínez.

También te puede interesar: 

Sin embargo, la pesca no reglamentada continúa amenazando la sostenibilidad social, económica y natural del planeta, por eso para Carlos es fundamental inculcar la importancia de que los pescadores sepan cual es el tamaño adecuado para pescar los peces.

“Nosotros trabajamos en la pesca artesanal que es selectiva, nosotros escogemos el pescado más grande, tratando de no coger el pequeño, esos los dejamos que se reproduzca (…) lo que tratamos de hacer es cuidar el medio ambiente por medio de ese proceso”.

Mientras Carlos recorría las playas de Turbo recordaba anécdotas en medio de sus faenas de pesca, y que han marcado su vida y la de su familia, sin embargo, tiene claro que pescar de una manera responsable no es tarea fácil, aunque quiere seguir con el legado de su familia.

“Es un trabajo al que hay que ponerle pasión y emoción porque cuando muchas veces el día está bastante malito, uno se decae uno, en cambio cuando uno le pone ese amor, esa pasión, nosotros si no lo encontramos en un lado lo buscamos en el otro, pero lo buscamos hasta que lo conseguimos” finalizó el pescador Carlos Martínez.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos