Pasar al contenido principal
CERRAR

Investigación indica que los depredadores adaptaron las cuencas oculares a su mordida

Solo los grandes carnívoros adoptaron otras morfologías, como cuencas oculares elípticas, en forma de ojo de cerradura o en forma de figura de ocho.
Depredadores adaptaron las cuencas oculares a su mordida
Ciencia
Foto: Colprensa
Colprensa / Europa Press

Los grandes dinosaurios depredadores, como el Tyrannosaurus rex, desarrollaron diferentes formas de cuencas oculares para lidiar mejor con las altas fuerzas de mordida, demuestra una nueva investigación.

Mientras que en muchos animales, y en la mayoría de los dinosaurios, la cuenca del ojo es solo un orificio circular en el cráneo que alberga el globo ocular, esto es muy diferente en los grandes carnívoros.

En un nuevo estudio, publicado en Communications Biology, investigadores de la Universidad de Birmingham revelan cómo las cuencas de los ojos inusualmente elípticas u ovaladas que se encuentran en los cráneos de estos depredadores podrían haber evolucionado para ayudar al cráneo a absorber el impacto cuando se abalanzaban sobre sus presas.

El doctor Stephan Lautenschlager, profesor titular de paleobiología en la Universidad de Birmingham y autor del nuevo estudio, analizó la forma de las cuencas de los ojos de unos 500 dinosaurios diferentes y especies relacionadas.

"Los resultados muestran que solo algunos dinosaurios tenían cuencas oculares elípticas o en forma de ojo de cerradura", dijo. "Sin embargo, todos esos eran grandes dinosaurios carnívoros con cráneos de un metro o más de largo".

Usando simulaciones por computadora y análisis de estrés, Lautenschlager probó qué propósito podrían tener estas formas inusuales de cuencas oculares. Los resultados demostraron que un cráneo con una órbita ocular circular era más propenso a sufrir grandes tensiones durante la mordida. Sin embargo, si estos se reemplazaban con otras formas de cavidades oculares, las tensiones se reducían considerablemente, lo que permitía que los principales depredadores, incluido el Tyrannosaurus rex, desarrollaran altas fuerzas de mordida sin comprometer la estabilidad del cráneo.

El estudio también mostró que la mayoría de las especies que se alimentan de plantas y los individuos juveniles conservaron una órbita ocular circular. Solo los grandes carnívoros adoptaron otras morfologías, como cuencas oculares elípticas, en forma de ojo de cerradura o en forma de figura de ocho.

Lautenschlager agregó: "En estas especies, solo la parte superior de la cuenca del ojo estaba ocupada por el globo ocular. Esto también condujo a una reducción relativa del tamaño del ojo en comparación con el tamaño del cráneo".

Los investigadores también investigaron qué habría sucedido si el tamaño de los ojos hubiera aumentado al mismo ritmo que la longitud del cráneo. En tal caso, los ojos del Tyrannosaurus rex habrían tenido hasta 30 cm de diámetro y un peso de casi 20 kg (en lugar de los 13 cm y 2 kg estimados).

Artículos Player

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos